Qué ver en el norte de Galicia: 15 lugares imprescindibles.

Ruta por el norte de Galicia: de Ribadeo a Cedeira. Hoy te contaremos qué ver al norte de Galicia y 15 lugares imprescindibles que no te puedes perder si amas la naturaleza y disfrutas de la fotografía.

Contenido

  1. Ribadeo
  2. Playa de As Catedrais
  3. Basílica de San Martiño
  4. Sargadelos
  5. Punta Roncadoira
  6. Souto da Retorta
  7. Fuciño do Porco
  8. O Barqueiro
  9. Estaca de Bares
  10. Acantilados de Loiba
  11. Ortigueira
  12. Cabo Ortegal
  13. Sierra de la Capelada
  14. Vixía Herbeira
  15. San Andrés de Teixido

Recorreremos la Mariña Lucense y visitaremos rincones como Estaca de Bares, Cabo Ortegal, la Ría de Ortigueira o la Sierra de Capelada, entre otros.

RIBADEO.

Esta ruta la iniciamos en el litoral de la Mariña Lucense, que se extiende entre Ribadeo y O Vicedo. Este tramo de costa del norte de la provincia de Lugo se caracteriza por pueblos pesqueros que se alternan entre playas y acantilados bajos, conformando un bello paisaje.

Ribadeo constituye nuestra primera parada. Se trata de uno de los centros pesqueros y comerciales más importantes de las rías del Cantábrico. Merece la pena visitar su pequeño casco histórico, destacando la Torre de los Moreno, edificio modernista de 1917 construido por un discípulo argentino de Gaudí y antiguo pazo del Marqués de Sargadelos, emblema de la ciudad. El puente que cruza la ría de Ribadeo con su río Eo une las comunidades de Asturias y Galicia.

Muy cerca de aquí se encuentra el pequeño puerto de pescadores de Rinlo, antiguamente puerto ballenero. Donde podremos ver las antiguas cetáreas de marisco, que datan de principios del siglo XX, construidas en pequeñas ensenadas naturales, en las que criaban langostas y bogavantes. Porto de Rinlo es un buen lugar donde disfrutar de estos crustáceos con un buen arroz.  

PLAYA DE AS CATEDRAIS.

A unos 10 km de Ribadeo, se ubica una de las playas más famosas y hermosas de toda Galicia, la conocida como Playa de las Catedrales. Lo ideal es visitar esta playa en un momento de marea baja si se pretende acceder a la arena para apreciar en todo su esplendor el maravilloso trabajo que el mar y las olas han ido haciendo a lo largo de los años hasta pulir y vaciar las grandes rocas de la playa para darle la forma de arcos de hasta 30 metros de altura, más propios de una catedral gótica. Si se quiere visitar estas esculturas naturales en verano o en Semana Santa se requiere solicitar un permiso previo.

BASILICA DE SAN MARTIÑO.

Desde aquí nos podemos dirigir, a la Basílica de San Martiño, situada en el municipio de Foz, considerada como una de las joyas de nuestro patrimonio histórico. Esta iglesia de estilo románico, construida entre los siglos XI y XII, fue edificada sobre los restos de un antiguo templo prerrománico del siglo VI. En su interior podemos encontrar retablos y murales del siglo XII de estilo románico y gótico. En uno de sus laterales se levanta la Fonte da Zapata, para muchos una fuente milagrosa.

Luego, pasaremos por Foz, pueblo que destaca por su magnífica playa urbana. Continuando la ruta por esta parte del litoral podemos detenernos en Burela, otra pequeña población con una gran tradición pesquera. Un buen sitio para hacer una parada para comer si de marisco se trata. Especialmente recomendado es A Lonxa, ubicado en las instalaciones portuarias.

SARGADELOS.

Localidad conocida por la fábrica de tan renombradas porcelanas, caracterizadas por sus tonos azul cobalto. Pero también es interesante acercarse a las ruinas de la fábrica original, ahora declarado conjunto histórico-artístico de As Fábricas de Sargadelos. El complejo fue creado a finales del siglo XVIII por el Marqués de Sargadelos, en un precioso entorno natural.

En los alrededores se emplaza el melancólico Paseo dos Namorados. Un paseo fluvial flanqueado por árboles, de 1 km aproximadamente ida y vuelta. Finaliza en una preciosa cascada artificial que desciende por el muro de la presa del río Xunco, y que servía para abastecer de agua a la fábrica.

PUNTA RONCADOIRA.

Unos 10 km antes de llegar a Viveiro, se encuentra en el municipio de Xove, el Faro Roncadoira. Este faro que comenzó a operar en 1984, se alza sobre el acantilado dominando el Cantábrico, rodeado de un entorno agreste y salvaje. Al oeste, la Isla Coelleira frente a la costa de O Vicedo, y más lejos, Estaca de Bares. Mirando hacia el este distinguimos el Islote do Sarón y las Puntas de Merixe, Arxente y Morás. 

Desde Punta Roncadoira vamos hacia el gran núcleo urbano de Viveiro, la población más grande de la Mariña Lucense. Viveiro cuenta con un pequeño pero acogedor casco histórico que nos invita a callejear, comenzando por los restos de la antigua muralla medieval, y a tapear en alguno de sus numerosos mesones. Su litoral está conformado por tranquilas playas de extensos arenales sobre la ria.

SOUTO DA RETORTA.

Al sur de Viveiro, se encuentra Souto da Retorta, también conocido como el eucaliptal de Chavín. En este bosque crecen varios ejemplares de eucaliptos con la mayor longitud de todo el continente. Entre ellos destaca el famoso “avó”, el abuelo del bosque, plantado en 1880, el cual cuenta con una altura de unos 60 metros y 7 m. de perímetro.

En este entorno natural se puede disfrutar de varias rutas sencillas y de gran belleza, como la del propio eucaliptal, ruta circular y de unos 3 km que transita por la orilla del río Landro. A unos 8 km está situado también otro espacio natural digno de visitar, ideal para los amantes de la fotografía, Pozo da Ferida. Este paseo de 2 km nos lleva hasta una impresionante cascada natural escondida entre frondosa vegetación con una caída de 30 metros, formando una poza circular en su base.

FUCIÑO DO PORCO.

Actualmente se ha convertido en una de las principales atracciones de la Mariña Lucense occidental. Mucha gente queda impresionada al llegar a Punta Socastro y descubrir el sendero que recorre el Fuciño do Porco (Hocico de Cerdo) penetrando en el mar. Un paseo muy sinuoso, de 5 km.

lugar singular de Galicia
Bajada a la punta de Fuciño do Porco.

Se puede decir que el Fuciño do Porco de la Mariña Lucense guarda ciertas similitudes con San Juan de Gaztelugatxe en Bizkaia. Un descenso pronunciado seguido de una estrechura y posterior subida escalonada a la colina, por un camino empedrado reforzado en su trayecto con barandillas de madera, que discurre entre una naturaleza portentosa.

O BARQUEIRO.

Después nos dirigiremos a la ría de O Barqueiro, una de las más pequeñas pero bonita de Galicia, ya en la provincia de A Coruña, frontera con Lugo. El pueblo de O Barqueiro es un ejemplo de pueblo marinero cantábrico, con alegres fachadas de colores escalonadas en un anfiteatro natural que termina en un minúsculo puerto. Su nombre se debe a la barca y su barqueiro que ayudaban a cruzar antiguamente el estuario del Sor antes de que se construyese el primer puente.

ESTACA DE BARES.

Desde O Barqueiro se hace imprescindible la visita a Estaca de Bares para admirar su faro y acantilados cercanos. El Cabo de Estaca de Bares es el punto más septentrional de la península Ibérica con unas vistas espectaculares. En días despejados se extienden por occidente hasta el cabo Ortegal y por oriente hasta la Punta Roncadoira. Además, Bares es un lugar declarado de interés nacional ya que constituye un magnífico observatorio ornitológico. Si lleváis unos prismáticos, comprobaréis que esta es una importante zona de paso de aves migratorias.

cabos espectaculares de España
Vista del cabo de Estaca de Bares desde la Garita de Bares.

Dominando esta zona nos encontramos el Faro de Estaca de Bares, situado sobre un montículo que se prolonga hacia la llamada Punta de Estaca de Bares rematada por el islote de Estaquín de Sigüelos. Cerca del faro, en la orilla de los acantilados, podemos visitar unos antiguos molinos de agua, y las ruinas de lo que fue una base militar.

Digno de reseñar es el Semáforo de Bares, una antigua construcción militar reconvertida en un pequeño y singular hotel con encanto. Desde allí, podéis disfrutar de una puesta de sol muy especial, en este impresionante paraje de costa salvaje, acantilados verticales y mar en constante movimiento. 

Cerca queda el pequeño puerto de Bares, donde se puede saborear un pescado fresco en alguno de los restaurantes marineros, sitos al lado de la playa. Y la Garita de Bares que junto a la de Vixía Herbeiraen Cedeira y laGarita da Vela en Espasante, formaban parte de un conjunto de atalayas desde donde se vigilaba la costa de Ortegal de los posibles invasores. Ahora es un lugar precioso y con unas maravillosas vistas de la ría de O Barqueiro.

MIRADOR DE COITELO – ACANTILADOS DE LOIBA.

Próximo a O Barqueiro y Bares se encuentra la costa de Loiba. Un rincón que podría pasar desapercibido si no fuese porque aquí se encuentra el conocido popularmente como “el banco más bonito del mundo”. Desde él, con los pies prácticamente colgando sobre los acantilados, se pueden contemplar unas impresionantes vistas de la costa situada entre cabo de Estaca de Bares y cabo Ortegal.

lugares imprescindibles de ver al norte de Galicia
«The best Bank of the World» sobre los acantilados de Loiba.

Al final de los acantilados podemos encontrar en Espasante la Garita da Vela y el castro de Punta dos Prados. Uno de los castros que se dispersan por esta costa, y que dan fé de que la zona estaba ya poblada en la antigüedad. Cerca, está la playa de Céltigos, prácticamente virgen, desde la que se puede gozar de unas hermosas vistas de cabo Ortegal y de sus “Aguillóns”.

ORTIGUEIRA.

Nuestra ruta continúa hacia la sinuosa y preciosa ría de Ortigueira, situada entre Cabo Ortegal y Estaca de Bares. Se trata de una ría de exuberante vegetación y agrestes paisajes, salpicada de playas y calas vírgenes. Frente a la isla de San Vicente, a la que se puede llegar a pie con la marea baja, se extiende la espectacular playa de Morouzos de arena blanca y más de 2 km, rodeada de pinares y una zona de marismas y juncos, donde se ubica un observatorio de aves.

Desde el puerto de la villa de Ortigueira, se puede dar un paseo de unos 4 km hasta la playa de Morouzos. Ortigueira es famosa por su Festival de música Celta que se celebra a mediados de julio, una cita de relevancia internacional para los amantes de la música folk.

Paseo del Malecón de Ortigueira (A Coruña).

La siguiente población a visitar es Cariño, una pequeña población marinera nacida en torno a la industria del salazón de pescado, con una ubicación geográfica inmejorable. Buen lugar para comer. No os perdáis la oportunidad de degustar la cocina de Marea, un local creativo donde destaca la fusión del producto gallego con influencias foráneas.

CABO ORTEGAL.

Para los amantes del senderismo, aquí tenemos una bonita ruta que discurre paralela al mar y que podemos iniciar desde la villa de Cariño con destino en el cabo Ortegal. A medida que vamos ganando altitud podremos apreciar la belleza de la ría de Ortigueira con sus tramos de acantilados y los arenales. De camino, mirando al mar nos encontraremos con la capilla de San Xiao de Trebo.

Continuamos hasta cabo Ortegal, que sirve de frontera hidrográfica entre el Mar Cantábrico y el Océano Atlántico, y donde está situado uno de los faros más fotografiados de la zona. El faro de Cabo Ortegal destaca por la sencillez de su torre cilíndrica pintada en franjas rojas y blancas, además de por el paisaje donde se ubica. Frente a él, emergen del agua los “Aguillóns”, unas grandes rocas en forma de pináculos contra las que las olas baten con fuerza, sobre todo en los días de temporal, convirtiéndose en un impresionante espectáculo. 

SIERRA DE LA CAPELADA.

El siguiente tramo en coche, lo iniciamos en Cariño en dirección a Cedeira por la ruta de los miradores de la Serra da Capelada. Una ruta por carretera de montaña que exige una conducción lenta y en la que gozaremos de fantásticas vistas de esta costa acantilada al norte de la provincia de A Coruña.

Si se quiere disfrutar de vistas nítidas hay que elegir un día despejado. Aunque las nieblas que envuelven frecuentemente la zona tienen también su encanto, acrecentando el misterio de la Serra da Capelada, que nos regalará el galope de caballos salvajes, sus altos acantilados, la leyenda de San Andrés de Teixido y algunas paradas de interés.

Desde Cariño, en dirección a Vixía de Herbeira nos encontramos con un desvío que nos conduce por un bosque de pino gallego hacia el Miradoiro da Miranda. Este mirador está situado en la cumbre del Monte da Miranda, a unos 500 metros sobre el nivel del mar. Tiene una visión panorámica de casi 360ºsobre la ría de Ortigueira con unas vistas magníficas de la Sierra de Capelada, la villa y el puerto de Cariño.

Vista de la villa de Cariño desde el monte da Miranda.

VIXÍA HERBEIRA.

Hay que seguir subiendo la carretera hasta llegar al mirador Vixía Herbeira, el más alto y emblemático de la Serra da Capelada. Aquí disfrutaremos de unos paisajes únicos. Desde este mirador veréis como los acantilados caen casi en vertical en un mar salpicado de rocas. Con más de 600 metros de altura es uno de los más altos de Europa. Un lugar donde sentir la inmensidad del mar y la fuerza del viento.

Sobre estos acantilados, se erige la garita Vixía Herbeira, construida en piedra en el siglo XVIII dentro de una red de puestos de vigilancia costera. Un murete de piedra la rodea y previene de vértigos indeseados por un mar que se observa desde las alturas.

Después de esta parada en el mirador Vixía de Herbeira, nos vamos hacía otro rincón mágico de Galicia, San Andrés de Teixido.

SAN ANDRÉS DE TEIXIDO.

La siguiente parada se trata del Mirador do Cruceiro de Teixidelo. Otro de los miradores más representativos de la Capelada. Las vistas vuelven a ser espectaculares. Mirando al norte, la Punta do Cadro, sobre la que se alzan los Cantís de Teixidelo, y en lo alto, Vixía Herbeira. Al sur contemplamos la aldea de San Andrés de Teixido rodeada de verdes praderas y respaldada por los acantilados.

Para los cinéfilos, puede interesarles saber que en este punto los aviones de combate alemanes derribaron, por error al confundirlo con un avión militar, el avión del actor y aviador Leslie Howard durante la II Guerra Mundial. En recuerdo, existe una placa conmemorativa.

Divisamos ya la pequeña aldea San Andrés de Teixido. Un lugar mítico donde conviven una extraña mezcla de creencias. Se cuenta que los antiguos celtas celebraban aquí cultos paganos. Si bien, hoy constituye el segundo lugar de peregrinación más famoso y concurrido de Galicia, por detrás de Compostela, al encontrarse el Santuario de San Andrés de Teixido, fundado hacia el siglo XII, donde se veneran las supuestas reliquias de San Andrés, uno de los doce Apóstoles. De hecho, el islote que sobresale en el mar se considera la barca petrificada en la que llegó el apóstol San Andrés. Asimismo, cuenta la leyenda que quien no visita San Andrés de Teixido de vivo tendrá que hacerlo de muerto, para cumplir el dicho que reza: “va de muerto quien no fue de vivo».

Qué ver en el norte de Galicia
Santuario de San Andrés de Teixido.

Cerca también está Chao do Monte, otro de los espléndidos miradores de la Serra da Capelada.

La última parada es Cedeira, una pequeña población pesquera. Cuenta con una magnífica bahía natural utilizada como puerto y algunos pequeños monumentos históricos que merece la pena conocer. Típico de aquí es el marrajo, una especie de tiburón que preparan de múltiples formas y que se puede comer en alguno de sus famosos bares como es el Kilowatio.

Si disponemos de más días, podríamos también finalizar en la localidad coruñesa de Ferrol, a unos 35 km de Cedeira.

MAPA DE LA RUTA:

A continuación os dejamos un mapa interactivo con la ruta por el norte de Galicia, que podéis recorrer en varias jornadas y que os llevará, como os hemos contado, por lugares impresionantes y de gran belleza. Además, apuntamos algún sitio que otro donde disfrutar de experiencias gastronómicas:

Deja un comentario