Fiesta de El Suceso (Karrantza), 18 septiembre.

La fiesta de El Suceso, se celebra en honor de la patrona de Karrantza, la Virgen del Buen Suceso el 18 de septiembre en las campas que rodean el Santuario, en el barrio de El Suceso.

FIESTA ARRAIGADA.

El monumento a la Virgen del Buen Suceso se erigió en 1954, aunque su vínculo con el Valle viene de antiguo. Cuenta la leyenda que la virgen se apareció a una joven pastora del lugar en el siglo XVII, a quien le pidió que se levantara un templo en su honor.

Por otra parte, existen evidencias documentales y fotográficas de las peregrinaciones al santuario, ya a inicios del siglo XX. Desde entonces se han sucedido los homenajes a la virgen, siendo una de las fiestas más arraigadas de todo el Valle de Carranza, que a día de hoy atrae a miles de vecinos y visitantes.

Es una jornada de romería, festejos tradicionales, concursos gastronómicos, danzas y espectáculos variados que se desarrollan tanto en su coso taurino como en la amplia zona recreativa del paraje donde se instalan numerosas txosnas. Un día para comer en el campo en familia y disfrutar de su buen ambiente.

Fiesta de El Suceso

EL MONUMENTO DE LA VIRGEN DEL SUCESO.

Para llegar debemos ir por la carretera de Bilbao a Valle de Carranza / Karrantza Harana, C-6210. Si tomamos como referencia el alto de La Escrita, algo más de un kilómetro en sentido descendente, encontraremos a mano derecha un desvío, que nos indica el barrio del Buen Suceso, un pequeño núcleo rural donde se asienta la Iglesia de la Virgen del Buen Suceso, un coso taurino y un área recreativa. Cuenta con un amplio aparcamiento, desde el que se accede tras pasar una valla de madera, a la campa que nos lleva al Santuario de la Virgen del Suceso.

En la parte más alta, se encuentra un monumento blanco de la patrona que mira hacia el Valle de Carranza ofreciendo su protección. Allí se pueden ver unos paneles explicativos, algo deteriorados que indican los innumerables barrios que se divisan, así como todos los montes de alrededor.

UN PRECIOSO MIRADOR.

El sitio donde está construido el monumento constituye un estratégico mirador, desde donde se nos ofrece unas impresionantes vistas del Valle de Karrantza.

Habitualmente es un sitio muy tranquilo, ideal para desconectar y dar un paseo, en invierno cuando hay nieve, en otoño cuando las hojas amarillentas vuelan o en primavera cuando los extensos prados se visten de múltiples verdes.

ENLACE:

Deja un comentario